CONVERSANDO CON EDUARDO GATTI Y NITO MESTRE

Gatti & Mestre

Eduardo Gatti y Nito Mestre

Por Jaime Andrés Valladares

 

Sin música, la vida sería un error’

– Nietzsche

 

 

 

 

En 1817, el músico austríaco Franz Schubert, compuso ‘An die Musik (A la Música)’, un lied o canción para piano y voz inspirado en un poema de Franz von Schober, alabando el sublime arte de la música. Y es que la música posee un curioso efecto sobre nosotros: nos transporta a lugares y a tiempos remotos; nos evoca sentimientos y, de un estado de ánimo podemos pasar repentinamente a otro en cosa de segundos. La música toca en nosotros los hilos invisibles del alma, aquello que no vemos pero sabemos que existe, porque somos capaces de sentirlo. La música de igual forma es capaz de irrumpir lo establecido. Romper el statu quo con sus sonidos y sus silencios que de vez en cuando se unen a sueños e ideales. La música, por sobre todas las cosas, es una enorme y variada expresión cultural.

Hace algunas semanas, asistí a la presentación de dos grandes músicos, a propósito de la fiesta del vino, instancia organizada por la cámara de turismo de Pirque y la productora Corchos & Corcheas. Me refiero a Eduardo Gatti y a Nito Mestre

La historia musical de Gatti es de amplia y conocida trayectoria, pasando por Los Blops hasta su brillante carrera como solista. Nito Mestre en tanto, ha sido miembro de uno de los dúos que ha definido la historia del rock argentino y más aún, del rock latinoamericano, Sui Generis. Eduardo y Nito llevan más de 30 años tocando juntos, recorriendo Chile de norte a sur. Antes de su presentación tuve la oportunidad de conversar brevemente  con estos dos grandes de la música.

Nito Mestre

Nito Mestre

Nito y Eduardo,  ¿cuáles son las raíces del canto actual? ¿es meramente pop o sigue teniendo un trasfondo, sea político o cultural? ¿quedan aún ideales por los que cantar?

Nito: Lo que pasa es que a mi entender los momentos son absolutamente distintos. Ahora, con la globalización, los problemas se han convertido en económicos más que todo. Continuamos hablando de la libertad, pero desde otro punto de vista. Siempre quedan ideales por los que cantar. Tenemos la ecología por un lado, la educación, la igualdad económica, por mencionar algunos. Hay infinidad de cosas por las que escribir y seguir cantando.

Eduardo: Respecto a las raíces del canto actual son muchas, no es meramente pop. Yo creo que por primera vez en Chile tenemos una generación que mira al pasado sin necesariamente pisotearlo, como ocurrió en los noventa. Es una juventud, la de ahora, mucho más madura, con mucho más perspectiva histórica. Además, la historia musical está más y mejor documentada.Y siempre van a existir ideales por los que cantar. Siempre ha convivido la música comercial con aquella música que tiene algún trasfondo que  interpreta los anhelos de la gente.

gatti

Eduardo Gatti

¿Podemos continuar hablando entonces de un ‘movimiento cultural’?

Nito: Siempre, tanto en Chile como en Argentina. Puedo hablar mejor por lo que sucede en Argentina. Hay un movimiento cultural alternante. Aparece mucho grupo independiente y en música siempre es bastante fuerte. Desde hace un tiempo, la industria del cine ha crecido mucho.


Eduardo
: Por supuesto, un movimiento cultural distinto por cierto al que vivimos en nuestros días, ya que la historia no se puede repetir. Creo que en este momento hay una generación de músicos que están marcando una etapa importante, como Manuel García, Camila Moreno, Chinoy, que están haciendo la historia de mañana.

A propósito de que estamos en Pirque. Un escritor chileno, Pablo Huneeus, ha señalado que el campo es el gran reservorio de identidad nacional. ¿Qué piensan de esta afirmación? ¿vuelven  a ese reservorio de vez en cuando para componer’

         

Nito: El campo en Argentina es un enorme reservorio. Yo creo que es fundamental. Tenemos un potencial enorme en nuestro campo. Potencial tanto cultural como económico. Es nuestra obligación el defenderlo.

Eduardo: Absolutamente. Aunque lo veo más por el lado de que nuestra supervivencia está en este paradigma, no en el paradigma de la ciudad. Cada vez el campo va a adquirir más respeto e importancia. Dependemos de la naturaleza, y debemos aprender de ella.

Es hora de subir al escenario. Nos despedimos y me convierto en espectador. ‘Confesiones de Invierno’, ‘Aprendizaje’ y otras inmortales canciones de Sui Generis comienzan a sonar en la voz y guitarra de Mestre. Más tarde sube Gatti.  Se escuchan los primeros acordes de ‘El navegante’. Luego ‘Quiero paz’.  Poesía en forma de canciones. Al final todos coreamos ‘Rasguña las piedras’. El frío no es impedimento cuando se trata de recuerdos. Estos últimos son implacables. Se abren espacio a través de las notas y te alcanzan Se termina el espectáculo y se apagan las luces. Hemos cenado música esta noche. Y ha sido un glorioso e inolvidable banquete para el alma.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: