(DON´T) FAKE IT

j2

                   Por Jaime Andrés Valladares

 

 

 

 

 

 

 

And if I could be who you wanted
If I could be who you wanted
All the time

(Fake Plastic Trees, Radiohead)

 

 

Hay una famosa frase en inglés que reza: “Fake it, till you make it”: Finge, hasta que lo logres. La frase, en cuestión, se refiere a la obtención del éxito mediante una simulada consecución del mismo o, en otros términos, que mediante la simulación de seguridad y confianza en sí mismo, se acabará finalmente por convertirse en aquello que se emula.

Recuerdo las palabras del escritor Elias Canetti: “Estoy tan lleno de éxito que no existo”.  Y es que precisamente esta simulación de la felicidad, del éxito material, de la gratificación instantánea a través de las redes sociales, es la que esconde una realidad agrietada.

Porque no es preciso fingir, ello es desgastante. Es necesario poder expresar la tristeza. La fragilidad. Aquello que nos hace vulnerables. Las grietas, que la cultura japonesa tan bien adorna con barniz dorado en las cerámicas que se rompen, hasta elevarlas a un estatus de arte. Porque es en las grietas, como decía Hemingway, donde nos hacemos más fuertes; en nuestros errores encontramos la verdadera sabiduría.

Hay algo que ha quedado de manifiesto en estos días.  Y es la imperiosa necesidad de conversar con el otro. Poder decir: ‘No me siento bien’. O, poder decir, ‘Esto no está bien’.

Ya es tarde en Santiago. La rutina indica que es preciso descansar. Suena ahora “Almost Blue”, en la implacable voz de Chet Baker. “Casi Triste”.  Siempre me ha gustado este título. Porque el “casi”  no representa una negación del sentimiento de tristeza, sino más bien la existencia de dos realidades (“casi tú/casi yo”). El protagonista nos habla entonces desde su media realidad. Casi triste.

Porque la vida pareciera estar compuesta de realidades a medias. Lo que refuerza la obligatoriedad de franqueza, en un mundo desbordado de fake plastic trees. A ver, si como en un puzzle, podemos reunir todas las verdades.

Hasta entonces, no fingas hasta lograrlo. No te desgastes. El éxito no es más que un constructo inserto en una cultura dinámica y cambiante. Recuerda lo que decía Wilde:

Sé tú mismo; los otros puestos ya están ocupados”.

MIND THE GAP

marcus

 

     Por Marcus Nilsson

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“¿Hay algo más lindo que un estacionamiento?
Compras un espacio por poco tiempo.
¿Algo más lindo que un velador?
El espacio entre la cama (y el cajón).
¿Hay algo más lindo que un presentimiento?
El espacio que se da entre los pensamientos.
¿Algo más lindo que tu forma de amar?
Los espacios que te dejo visitar.”

 

La letra anterior corresponde a la canción “Espacio”, del grupo chileno “Chini and the Technicians”. Ellos hicieron hace un par de años un álbum espectacular que se llama “Arriba es abajo”. Es excelente, y esta canción trata de relaciones, abusos y derechos humanos. Además, me hace pensar en las plazas en Escandinavia.

Algunos amigos suramericanos me han contado que una de las cosas que más les gusta de Escandinavia, son los espacios. Los lugares abiertos y vacíos, pero también las relaciones más distanciadas.

Los espacios que te dejan en paz, te dejan pensar, respirar y tomar tus propias decisiones. Que nadie te moleste.

Recuerdo un episodio del programa de canal 13, “Siempre hay un chileno”, donde los anfitriones enseñaron sus lugares preferidos de la ciudad de Copenhague: plazas vacías pero diseñadas elegantemente.

Mi primera reacción fue que estos lugares son casi hostiles con viento y frío, con falta de cariño y de vida.

Pero al pensar más sobre el tema, tuve una sensación más favorable. Es verdad, los espacios son importantes. Te dan aire y momentos de reflexión, una posibilidad de actuar y cambiar el rumbo.

Todavía prefiero el contacto con las personas. Las preguntas, las preocupaciones. Hasta la “pelea” para entrar en la micro en la madrugada. Pero sí, cuando el contacto humano es tan intenso no te da tantas oportunidades de negociar con ti mismo. mejor seguir las decisiones ya tomadas. Esto también puede dar una sensación de tranquilidad.

La vida no es blanca ni negra, pero hay que respetar los espacios. Mind the gap. De otro modo, te vas a caer.

Es un derecho tener el propio espacio.

Sigue leyendo

NO SON MUEBLES

j2

Por Jaime Andrés Valladares

 

 

 

 

 

 

 

 

“(…) su filosofía de la libertad fue ganar la suya sin atar a otros y sobre los otros no pasar jamás.
Aunque fue de todos, nunca tuvo dueño que condicionara su razón de ser; libre como el viento era
nuestro perro, nuestro y de la calle que lo vio nacer (…) era la ternura que nos hace falta cada día más”
                                                           (Alberto Cortez)

 

 

De vez en cuando, me encuentro a un perro mirando la ciudad en la entrada de una antigua residencia. Se ve estoico; sereno; casi filosofando, me atrevería a decir. Sé que me observa cuándo paso; porque me ha visto muchas veces. El otro día me detuve y conocí a su “dueña”. Una simpática y amable abuelita que me comentó que su querido amigo pedía  – a su manera – todas las tardes sentarse en las escalinatas; para observar. Ver el tránsito, supongo, o a los presurosos peatones que a esa hora solo esperan llegar a un hogar. – Ya conoce a algunas personas y las saluda –, me dice.

Me quedé pensando entonces en la naturaleza de su relación. En la soledad. En Eleonor Rigby. No sé por qué Eleonor Rigby. Será tal vez que mi Ipod solo contiene música de los Beatles o que Eleonor Rigby estaba sola, y habría sido feliz con un amigo canino que le pidiera mirar la ciudad en las tardes.

Los animales siempre han tenido relevancia en nuestras vidas, mas, ahora, han adquirido una relevancia y reconocimiento en el ámbito legal. Esto habla bien de una sociedad; puesto que una sociedad que evoluciona jurídicamente evita cualquier tipo de dogmatización. Repensar nuestro ordenamiento es elevar el estándar de justicia.

Actualmente se encuentra en discusión el Proyecto que busca modificar la calificación jurídica de los animales en el Código Civil (Boletín Nº 12581-07), puesto que a la luz del orden jurídico actual, son considerados cosas muebles. Se busca, con esta modificación, que sean considerados seres sintientes, lo que se encontraría en directa armonía con la actual legislación interna e internacional.

El referido proyecto cuenta con el apoyo transversal de diversos agentes políticos y connotadas figuras del ámbito público, existiendo una campaña impulsada por la Fundación Vegetarianos Hoy, denominada #NoSonMuebles, que busca concientizar a la ciudadanía respecto al cambio propuesto en nuestra legislación.

Hoy pasé caminando por la residencia; y ahí estaba, fiel a su estilo, mi amigo canino. Me senté en la escalinata para ver el mundo desde su perspectiva. Y vaya que educativo fue.

EL MISMO SOL, PERO DIFERENTE

marcus

Por Marcus Nilsson

 

Copywriter y Comunicador Social en Marketing con enfoque en Fair Trade. Creador del Blog “30 Minutos (de música chilena)”

 

 

 

 

 

El sol es importante, tan importante que tiene el mismo nombre en español y en sueco.

Mil horas. Los suecos viven con 1000 horas menos de sol cada año. No es tanto, solo es una diferencia de dos o tres meses.

Cuando sale el sol, los suecos están preparados y alertas. Nada de buscar la sombra.

Mi barrio favorito en Malmö, Suecia, es Möllevången o “Möllan”. La feria, los cafés, la onda, más de 100 idiomas, Folkets Park, las bicicletas, los almacenes y tiendas de ropa de segunda mano, el falafel, el viento…y el sol. Entre abril y septiembre hay sol. No calienta tanto pero igual aparece entre las nubes.

Cuando recién acababa de ir a vivir a la ciudad de Malmö, un amigo me enseñó como disfrutar el sol de esa ciudad preciosa, pero con un viento terrible. En la plaza del barrio Möllevången hay muchas terrazas para tomar café o cerveza, pero con sombra o viento. Pero en un rincón de la plaza hay una pared donde siempre llega el sol, y casi nunca esta ventoso. Allí nos sentamos todos las tardes con un termo de café o un falafel. Otros amigos se sumaron uno a uno.

El sol es una alegría, pero también un tema complicado para mucha gente del mundo. En Suecia el sol a veces produce estrés. Los suecos piensan que uno tiene que disfrutar el sol, quizás salir a la playa, porque el próximo día, muy probablemente no va a haber sol.

Sol significa asado. La mayoría de las personas en las ciudades viven en departamentos y como no hay sol todos los días no vale la pena comprar una parrilla. Pero en todos los supermercados y almacenes se puede comprar un asador desechable, un “engångsgrill”.

Es una caja de folio metálico lleno con carbón (preparado con un tipo de kerosene), arriba un papel sintético (que se enciende fácilmente) y una malla de metal (que sirve como parrilla).

Cuando sale el sol hay que apurarse y no complicarse tanto. Entonces, pan comido. Se busca el supermercado más cerca para comprar un “engångsgrill”, salchichas, queso halloumi, cebolla, champiñones, pimentón, tomates, pancitos de completo, una bolsa de papas fritas y cervezas de lata (categoría 2, bajo de alcohol, que se vende en supermercados).  Después directo a la playa o al parque. Solo falta encender el papel sintético con un fósforo y esperar 15 minutos para poner las salchichas, el queso y las verduras en la parrilla de malla.

Pero no siempre vale la pena aguantar. Marisol vivió años en Lund, Suecia, pero se daba cuenta que ella y su familia realmente sufrían cuando sus hijas se despertaban diciendo: “Mamá, ¡hoy sale el sol!”. Decidieron entonces volver a Chile.

* Mil horas para un sudamericano normalmente se relaciona con la canción de Andrés Calamaro sobre esperar a su amor en la lluvia.
** Los ciudadanos de Estocolmo reciben aproximadamente 1800 horas con sol por año. Los ciudadanos de Santiago de Chile tienen aproximadamente 2800 horas con sol por año. Una diferencia de mil horas.

LA PRIMERA PIEDRA

j2

 

      Por Jaime Andrés Valladares

 

 

 

 

 

 

“Ellos no ven valor en ti, pero yo sí lo hago”

– The Smiths

 

La figura de Jesús no solo es relevante desde un punto de vista religioso, sino, además, desde una perspectiva histórica y filosófica.

Se indica en las escrituras, que en una oportunidad el nazareno abogó por la vida de una mujer que era acusada de adulterio, lo que era penado mediante lapidación.  Las famosas palabras que pronunció en ese momento son de lato conocimiento: que quién se encuentre libre de toda culpa, sea el primero en arrojar la piedra.

Es, posiblemente, una de las mejores lineas históricas de la Biblia. Mas, ¿cuál es el alcance de dichas palabras?

Podemos argüir que la frase tiene al menos tres implicancias:

La más general y obvia:

  1. Todos hemos cometido errores en algún punto

De la cual se deriva:

       2. Es menester observar y enmendar los propios errores

Y, por último, una tercera expresión de la frase en la que quiero detenerme:

       3. Es necesario evitar cualquier prejuicio

Cuando Jesús emite la frase, no efectúa opinión alguna: establece, no obstante, un marco moral objetivo en el cual debe circunscribirse la conducta; en otros términos, persona alguna puede participar del acto de lapidación a menos que de forma consciente y objetiva se encuentre libre de toda culpa y error.

No es, como pareciera a primera vista, no juzgar en el sentido jurídico de la palabra, sino, en otra sede, no prejuzgar moralmente.

Esto adquiere suma relevancia en un mundo donde abundan las noticias falsas y la falta de verificación de la información que circula en las redes sociales.

Pero esta tercera expresión puede, a su vez, analizarse desde otra perspectiva: cuando nos desprendemos de los prejuicios morales, somos capaces de ejercitar el libre pensamiento. La solidificación de las ideas, prafraseando a Berlin, es la muerte del libre pensamiento. Es necesario someter a nuestros pensamientos a una revisión técnica de vez en cuando, puesto que de otro modo, corremos el riesgos de creernos poseedores de una sabiduría que no es tal, ingresando a un estado de estancamiento de las ideas.

Desprenderse de la piedra permite una simetría en la discusión: mi otro, se encuentra en la misma posición que yo, y desde esa plataforma, mediante la argumentación y exposición de ideas, podemos lograr un trabajo que sea de beneficio para ambas partes.

Me imagino que los ciudadanos que ese día voluntariamente guardaron la piedra, revisionaron sus ideas debido a que cierta lógica deben haber encontrando en las palabras del nazareno. Un intercambio que benefició a ambas partes, salvando a una y logrando la circulación de ideas y análisis critico para otra.

PLOGGA: PARA VIVIR MEJOR, EN UN MUNDO MEJOR

marcus

 

 

Por Marcus Nilsson

Copywriter y Comunicador Social en Marketing con enfoque en Fair Trade

 

 

 

 

Creé la página de Plogging Chile gracias a la inspiración de un vídeo de Suecia en cual corrían y recogían basura“, responde la fundadora de Plogging Chile, Carolina Ilabaca, cuando le pregunté sobre su dedicación de crear un mundo mejor.

Soy full-time mamá, pero cada vez que puedo salgo para correr y recojo desechos, y subo fotos en mi Instagram y Facebook. Es una forma de ayudar al medioambiente y formar una conciencia en las personas.”

El verbo nuevo sueco “plogga” y el concepto de “plogging” proviene del término “plocka upp”, que significa “levantar del piso”, en fusión con el “jogging” que significa correr.

La idea es muy sencilla y además atractiva: puedes mejorar el medioambiente mientras quemas calorías y tomas aire “fresquito”. Eso es algo típico sueco, hacer algo cotidiano que es bueno para tod@s pero también para uno mismo.

Ahora el concepto de “Plogging” ha recorrido el mundo.

IMG_20190315_155526

Fotografía por Marcus Nilsson

Tu también puedes hacerlo. Lo único que necesitarás son un par de zapatillas, ropa cómoda y una bolsa. Sal entonces a caminar y/o correr en el parque más cercano y recoge cualquier tipo de basura que encuentres en el camino.

Quizás… ¿ya eres un “plogger” sin saberlo?

Tips: para el otoño. Ustedes que tienen una mochila de la marca sueca Fjällräven Kånken, ¿saben que la mochila contiene un cojín sintético para sentarse cómodamente en un lugar medio mojado o helado?

EL TEATRO Y LOS NIÑOS

monk

 

Por Rosa Quinteros Ochoa

Profesora en el Colegio Alemán de Santiago (DS)

 

 

 

 

 

 

 

“Creo que, en una gran ciudad, o incluso en una pequeña ciudad o un pueblo, un gran teatro es el signo exterior y visible de una interior y probable cultura”

                                                                                                    Sir Laurence Oliver

 

El teatro es el gimnasio de nuestra imaginación. No es de extrañar entonces que en dicha arena, los niños sean grandes representantes.

Hace un tiempo atrás comencé un taller de teatro en el Colegio Alemán de Santiago, sede Vitacura. Con cierta incertidumbre respecto a su resultado, mas con infinitas ansias de probar algo nuevo.

Grande fue mi sorpresa, cuando me enteré que el taller había llenado todos los cupos; los niños se motivaron inmediatamente, ofreciéndose a cooperar en todo lo que fuese necesario desde la primera sesión. De igual modo, indispensable fue el apoyo del Colegio, que facilitó todos medios y dispuso la mayor ayuda posible. Así fue entonces como preparamos nuestra primera obra, “Looking for Mr. Papadopoulos” basada en la obra de teatro “Nadie puede saberlo”, de Enrique Bunster.

Uno de los aspectos que me maravilla del teatro, es que existe la posibilidad de salir brevemente de nuestra estructura. Cuando somos adultos,  ello resulta mucho más difícil (vaya que necesitamos teatro); cuando somos niños, si bien existe mayor espontaneidad, comenzamos ya a adquirir el temor a equivocarnos y hacer un poco el ridículo. He ahí donde radica precisamente el encanto: el teatro nos permite esa libertad. Nos permite utilizar aspectos dormidos de nuestras capacidades. Es un ejercicio de mejora constante para la personalidad.

Recuerdo a algunos de mis alumnos que eran más tímidos: sorprendieron tanto a los apoderados como a algunos profesores con su ímpetu en el escenario. Al terminar la obra, sonreían satisfechos por haber vivido una experiencia que en mucho de los casos, les significó enfrentarse a sus propios temores con la dificultad, además, de ser una obra de teatro desarrollada en idioma inglés.

El teatro, de igual modo, une. En el escenario se juntan todos aquellos que quieran ser parte y cooperar. Desde él o la más popular, hasta él o la más introvertido/a. Hay una sana convivencia que se extiende más allá del término de la obra. Se extiende a la sala de clases. Se extiende a la familia. Se extiende a la vida en sociedad.

Es sumamente relevante que este tipo de actividades sean aplaudidas y apoyadas por los Colegios. Ello permite, aparte de las estructuras básicas de educación, complementar con actividades que constituyen verdaderas herramientas para el desenvolvimiento de nuestros niños en sociedad, enseñándoles a pulir sus personalidades y también, a que de vez en cuando es necesario reírse un poco de uno mismo.

Parafraseando a Chaplin, al final, todos somos aficionados. Vale la pena ante nuestros miedos y fracasos, como dijera Beckett, intentarlo, caerse, reírse, intentarlo nuevamente y volver a levantarse.

BATMAN & SÓCRATES

 

IMG_20190218_171019_085

 

 

             Por Jaime Valladares

 

 

 

 

 

 

 

 

“Gordon: Siempre pensé que te importaba más la justicia que la ley.

Batman: Ya sabes que no funciona así.”

                              Del Cómic, “Batman, el abogado del Diablo”, escrito por Chuck Dixon

 

 

El Joker ha sido condenado por un crimen que no cometió. El comisionado Gordon y Batman sostienen una conversación bajo la lluvia. Este último tiene la certeza de que el Joker es inocente por el delito que ha sido juzgado. James Gordon intenta convencer a Batman de que el Joker se ha ganado con creces la condena; que esta vez no se ha librado. Que ello es justo. Mas el hombre murciélago, sin perjuicio de la razón que pueda existir en las palabras de Gordon, sabe que, a pesar de ello, no es factible quebrantar la Ley.

Esta magnifica escena del cómic escrito por Chuck Dixon e ilustrado por Graham Nolan y Scott Hanna, recuerda la conversación sostenida entre Critón y Sócrates, en la reproducción efectuada por Platón.

Recordemos que el filosofo griego Sócrates fue condenado a muerte por los tribunales atenienses, por corromper con ideas a la juventud y por no creer en los dioses de la ciudad. En el referido dialogo, Critón, amigo y admirador del filósofo, visita a Sócrates en la cárcel, e intenta por todos los medios convencer a Sócrates que se fugue y salve su vida, lo que implica, por cierto, incumplir la condena.

Célebres son las palabras del filósofo, quién, mediante un ejercicio dialéctico ilustra a Critón las razones por las que le es imposible fugarse:

“[e]s preciso, por consiguiente, no hacer jamás injusticia, ni volver el mal por el mal, cualquiera el que haya sido que hayamos recibido”

Luego, en un ejercicio retórico, mediante el cual imagina un dialogo con la propia Ley, señala:

“(…) si mueres, morirás víctima de la injusticia, no de las leyes, sino de los hombres”.

Para Sócrates, el quebrantar la ley, sería un acto de injusticia, toda vez que el mismo se ha sometido y ha vivido en la Polis bajo los dominios de esta.

En el cómic, durante el juicio, el Joker se jacta imprudentemente de haber cometido una serie de graves delitos, mas no el que se le imputa. El jurado, por unanimidad, decide, no obstante, que sea condenado a muerte. Batman, atormentado por un ansía irrefrenable de verdad, visita a su némesis en la cárcel, y le pregunta:

“No fuiste tú. ¿Verdad?”

Esta frase es peculiar, puesto que demuestra la existencia de una convicción de parte de Batman y, además, una suerte de inconsciente anhelo por reafirmar esta verdad en las palabras del propio villano. Cómo podríamos advertir, ambas partes se nutren mutuamente.

Pero el Joker, aún ad portas de la muerte, no puede evadir su propia personalidad, complicando aún más la existencia de un atribulado Batman:

“Ja. Eso solo lo sé yo. A ti te toca descubrirlo”

Siempre he considerado a Bruce Wayne/Batman  una personalidad atormentada: existe esta cierta dicotomía entre el completo rechazo a la injusticia mediante la persecución de los culpables  y, a su vez, el sufrimiento que implica obrar conforme a las máximas y principios en esta búsqueda de lo que es justo. Sufrimiento, porque, a diferencia de otros superhéroes, Batman no tranza con sus principios.

En ocasiones, es expuesto a situaciones en que lo que es correcto, dista sideralmente de lo que podría ser utilitariamente beneficioso, debiendo elegir el actuar que se ajuste necesariamente a sus máximas y a la ley. En ese sentido, Batman es también el más Kantiano de los superheroes: actúa por deber aunque ello implique un sacrificio o le sea desfavorable y adverso el resultado.

Hay algo admirable y a la vez profusamente desolador en su actuar, dado tal vez por la soledad que implica la auto-imposición de máximas que en muchos casos, sólo él observa y cumple, dentro de una estructura moral que no admite pliegues: una suerte de vela que ilumina, resiste y se consume, en un océano de oscuridad.

FEBRERO: VACACIONES O “VABRUARI”

IMG_20190215_192014_965[1]

 

          Por Marcus Nilsson

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Chile tenemos vacaciones en febrero, en Suecia tienen fiebre en febrero, o “feber” como se dice en sueco.

No es fiebre como de carnaval, sino fiebre de tos e influenza.

Lo que une a padres y apoderados en ambas partes del mundo, es que febrero es un mes para estar junto a los hijos.

El invierno es muy “laaaargoooo” en Suecia. Comienza en los fines de octubre cuando el sol amanece entre 7 y 8 en la mañana y baja entre las 16 o 17 horas. Uno va al trabajo en la oscuridad y sale del mismo con la misma oscuridad.

En febrero los suecos ya han vivido varios meses de puro invierno. El cuerpo ha usado todas sus reservas de vitamina D y no aguanta más el frío, la lluvia y la oscuridad.

Febrero es como entrar en una neblina. Los niños que han luchado para levantarse todas las mañanas se enferman. Los cuerpos dicen ¡Ya basta!

Un verbo moderno en el idioma sueco es “vabba”, que significa quedarse en casa para cuidar a los niños.

Febrero o “februari” en sueco, se convierte en “vabruari” (el mes para “vabba”).

Un día típico en febrero en mi ciudad de Malmö, en el sur de Suecia: El despertador suena. Afuera del apartamento está totalmente oscuro, menos 2° grados con una mezcla de lluvia y nieve. Mi hija ha tosido toda la noche. Entonces llamo al call center he indico el RUT de mi hija para registrar su ausencia al colegio. Luego abro la app “VAB” y con solo un clic he registrado que voy a faltar a mi trabajo para cuidar a mi hija. Así va la información directamente a Försäkringskassan (la caja de seguro social).

Después envío un mail corto a mi trabajo: “me quedo en casa para cuidar mi hija enferma”. Es permitido hacer el VAB 120 días por año hasta que tu hijo o hija cumple 12 años, y durante estos días el estado paga casi 80 por ciento de tu sueldo (hasta un límite máximo).

La foto me la envió Salla Salazar, productor, DJ y ex-integrante de mi grupo favorito The Latin Kings. El título del libro dice “no estoy enfermo”. Artistas y músicos también tienen “vabba” en febrero.

THINKING IN A GREEN WAY

 

s

                                 Simone van der Graaf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

More than a year ago I started my journey towards a more green and sustainable life. In this article I will tell explain why I decided to do this and which changes I made.

As a graduate from an international study I have been lucky to have experienced a lot of adventures abroad. My biggest passion became traveling and I am so fortunate that I have met so many wonderful people from many different cultures all over the world. But the biggest reason I want to see so much of the world is the variety in nature our planet has to offer. And as long as I can remember I believe that everything we need, nature has to offer.

So my love for nature is ofcourse the biggest reason why I find sustainability so important. But it was mostly because of my sensitive skin that I became aware of the quality and way of production of different products. I have always hated chemical products, because my skin gets itchy or I get a headache, so a few years ago I started to do some research in cleaning products. Believe me, this is a never ending research as there are so many, especially bad ones. But there is always a healthier option, healthier for you and not harmful to the planet. Did you know that you can clean so many thing in your house with natural vinegar? That you can use coconut oil or baking soda as a base for different cosmetic products? If you do some research you will learn that you can use natural products without having to spend much more money.

When I lived in Brighton I had a flatmate who teached me a lot about organic products, from shampoos without sulfates to pure vitamins. She does Social Media for different organic brands and became an expert in this field. This brings me to the most important topic for me within sustainability: fair fashion. Because of her I learned about organic bamboo, a fabric that is sustainable and so soft on your skin. From that moment I decided I only wanted to buy clothes out of natural fibers, for example cotton. What I did not know back then is that the production of ‘normal ‘ cotton nowadays is both harmful to the planet and to everyone involved in the production making it into clothing.

Since a few years the fashion world has ‘gone crazy’, that’s the way how I would describe it. Overproduce is a term we know already for a long time, but fashion may have become the worst. Retailers want to persuade customers in buying more and more, by selling clothes as cheap as possible. This can only be done if production is cheap and that’s why Asia became the biggest production market. Workers are being exploited as they are poor and need a job so they work long hours for almost no money, under very unhealthy circumstances. It’s basically modern slavery.

Last year I was in a café on my holiday in Australia and I started reading a magazine there called ‘Peppermint’. It was so inspiring because all the content is related to sustainability. I am following Peppermint Magazine on Social Media and already learned a lot. One time they wrote an article about Claire Press, a journalist that works for Marie Claire, but also started her own Podcast called ‘Wardrobe Crisis’. In this Podcast I have learned mostly everything I now know about fast fashion and fair fashion. If you want to make a sustainable difference and you have an interest in fashion, I can recommend you to listen to this as every episode she interviews an expert in the field. Sometimes in other fields as well as yesterday I listened to an episode about The Great Barrier Reef, that unfortunately is almost disappearing because of climate change and pollution.

Going back to fair fashion, I found a way for myself to make a difference. Because making a difference starts with you and the more people follow, the bigger the impact. Since a few months I only buy either fashion from a sustainable brand, so clothes made out of organic fabrics, or second hand clothes. I also do this with other products, like bedsheets and towels. I am now more aware of what I have and what I need because in the end, we don’t need that many clothes. Isn’t quality more important? Fairly produced and not harmful  for the planet? A jeans made out organic fabric saves tons of water and does not require any chemicals. In some poor area’s in different parts of Asia there are small rivers where the water turned dark blue, because of all the chemicals that are just in dyeing the jeans that we can but for 15 euros/dollars. Fashion is the third most pollution industry of the world.

I am going to end this article with a few other suggestions that are hopefully as easy to adapt where you are living compared to the Netherlands, where I live. Luckily in this country you can drink tap water and the 1.5 liter bottles we do buy we have to bring back to the supermarket to get some money back. This makes a big difference, but unfortunately there is still too much plastic everywhere. If you want to use as less plastic as possible, look at where you can make changes. Buy a nice bottle that you can refill and take with you instead of always buying bottled drinks on the way. Bring your own bags when you do groceries, instead of buying/getting plastic bags every time you go to the supermarket. Go to places where you can but fruits and vegetables that are not covered in plastic. And the last two I want to give, try using the least amount of water possible and try buying more natural products. For example products without palm oil, as the production of this ingredient itself is the cause of deforestation on a very large scale, and a danger to the life of many animals. Shickingly though, it’s almost in everything…

With this article I hope to inspire others, if you have questions or suggestions yourself, please let me know! I am still learning a lot as well.