PLOGGA: PARA VIVIR MEJOR, EN UN MUNDO MEJOR

marcus

 

 

Por Marcus Nilsson

Copywriter y Comunicador Social en Marketing con enfoque en Fair Trade

 

 

 

 

Creé la página de Plogging Chile gracias a la inspiración de un vídeo de Suecia en cual corrían y recogían basura“, responde la fundadora de Plogging Chile, Carolina Ilabaca, cuando le pregunté sobre su dedicación de crear un mundo mejor.

Soy full-time mamá, pero cada vez que puedo salgo para correr y recojo desechos, y subo fotos en mi Instagram y Facebook. Es una forma de ayudar al medioambiente y formar una conciencia en las personas.”

El verbo nuevo sueco “plogga” y el concepto de “plogging” proviene del término “plocka upp”, que significa “levantar del piso”, en fusión con el “jogging” que significa correr.

La idea es muy sencilla y además atractiva: puedes mejorar el medioambiente mientras quemas calorías y tomas aire “fresquito”. Eso es algo típico sueco, hacer algo cotidiano que es bueno para tod@s pero también para uno mismo.

Ahora el concepto de “Plogging” ha recorrido el mundo.

IMG_20190315_155526

Fotografía por Marcus Nilsson

Tu también puedes hacerlo. Lo único que necesitarás son un par de zapatillas, ropa cómoda y una bolsa. Sal entonces a caminar y/o correr en el parque más cercano y recoge cualquier tipo de basura que encuentres en el camino.

Quizás… ¿ya eres un “plogger” sin saberlo?

Tips: para el otoño. Ustedes que tienen una mochila de la marca sueca Fjällräven Kånken, ¿saben que la mochila contiene un cojín sintético para sentarse cómodamente en un lugar medio mojado o helado?

Anuncios

EL TEATRO Y LOS NIÑOS

monk

 

Por Rosa Quinteros Ochoa

Profesora en el Colegio Alemán de Santiago (DS)

 

 

 

 

 

 

 

“Creo que, en una gran ciudad, o incluso en una pequeña ciudad o un pueblo, un gran teatro es el signo exterior y visible de una interior y probable cultura”

                                                                                                    Sir Laurence Oliver

 

El teatro es el gimnasio de nuestra imaginación. No es de extrañar entonces que en dicha arena, los niños sean grandes representantes.

Hace un tiempo atrás comencé un taller de teatro en el Colegio Alemán de Santiago, sede Vitacura. Con cierta incertidumbre respecto a su resultado, mas con infinitas ansias de probar algo nuevo.

Grande fue mi sorpresa, cuando me enteré que el taller había llenado todos los cupos; los niños se motivaron inmediatamente, ofreciéndose a cooperar en todo lo que fuese necesario desde la primera sesión. De igual modo, indispensable fue el apoyo del Colegio, que facilitó todos medios y dispuso la mayor ayuda posible. Así fue entonces como preparamos nuestra primera obra, “Looking for Mr. Papadopoulos” basada en la obra de teatro “Nadie puede saberlo”, de Enrique Bunster.

Uno de los aspectos que me maravilla del teatro, es que existe la posibilidad de salir brevemente de nuestra estructura. Cuando somos adultos,  ello resulta mucho más difícil (vaya que necesitamos teatro); cuando somos niños, si bien existe mayor espontaneidad, comenzamos ya a adquirir el temor a equivocarnos y hacer un poco el ridículo. He ahí donde radica precisamente el encanto: el teatro nos permite esa libertad. Nos permite utilizar aspectos dormidos de nuestras capacidades. Es un ejercicio de mejora constante para la personalidad.

Recuerdo a algunos de mis alumnos que eran más tímidos: sorprendieron tanto a los apoderados como a algunos profesores con su ímpetu en el escenario. Al terminar la obra, sonreían satisfechos por haber vivido una experiencia que en mucho de los casos, les significó enfrentarse a sus propios temores con la dificultad, además, de ser una obra de teatro desarrollada en idioma inglés.

El teatro, de igual modo, une. En el escenario se juntan todos aquellos que quieran ser parte y cooperar. Desde él o la más popular, hasta él o la más introvertido/a. Hay una sana convivencia que se extiende más allá del término de la obra. Se extiende a la sala de clases. Se extiende a la familia. Se extiende a la vida en sociedad.

Es sumamente relevante que este tipo de actividades sean aplaudidas y apoyadas por los Colegios. Ello permite, aparte de las estructuras básicas de educación, complementar con actividades que constituyen verdaderas herramientas para el desenvolvimiento de nuestros niños en sociedad, enseñándoles a pulir sus personalidades y también, a que de vez en cuando es necesario reírse un poco de uno mismo.

Parafraseando a Chaplin, al final, todos somos aficionados. Vale la pena ante nuestros miedos y fracasos, como dijera Beckett, intentarlo, caerse, reírse, intentarlo nuevamente y volver a levantarse.

BATMAN & SÓCRATES

 

IMG_20190218_171019_085

 

 

             Por Jaime Valladares

 

 

 

 

 

 

 

 

“Gordon: Siempre pensé que te importaba más la justicia que la ley.

Batman: Ya sabes que no funciona así.”

                              Del Cómic, “Batman, el abogado del Diablo”, escrito por Chuck Dixon

 

 

El Joker ha sido condenado por un crimen que no cometió. El comisionado Gordon y Batman sostienen una conversación bajo la lluvia. Este último tiene la certeza de que el Joker es inocente por el delito que ha sido juzgado. James Gordon intenta convencer a Batman de que el Joker se ha ganado con creces la condena; que esta vez no se ha librado. Que ello es justo. Mas el hombre murciélago, sin perjuicio de la razón que pueda existir en las palabras de Gordon, sabe que, a pesar de ello, no es factible quebrantar la Ley.

Esta magnifica escena del cómic escrito por Chuck Dixon e ilustrado por Graham Nolan y Scott Hanna, recuerda la conversación sostenida entre Critón y Sócrates, en la reproducción efectuada por Platón.

Recordemos que el filosofo griego Sócrates fue condenado a muerte por los tribunales atenienses, por corromper con ideas a la juventud y por no creer en los dioses de la ciudad. En el referido dialogo, Critón, amigo y admirador del filósofo, visita a Sócrates en la cárcel, e intenta por todos los medios convencer a Sócrates que se fugue y salve su vida, lo que implica, por cierto, incumplir la condena.

Célebres son las palabras del filósofo, quién, mediante un ejercicio dialéctico ilustra a Critón las razones por las que le es imposible fugarse:

“[e]s preciso, por consiguiente, no hacer jamás injusticia, ni volver el mal por el mal, cualquiera el que haya sido que hayamos recibido”

Luego, en un ejercicio retórico, mediante el cual imagina un dialogo con la propia Ley, señala:

“(…) si mueres, morirás víctima de la injusticia, no de las leyes, sino de los hombres”.

Para Sócrates, el quebrantar la ley, sería un acto de injusticia, toda vez que el mismo se ha sometido y ha vivido en la Polis bajo los dominios de esta.

En el cómic, durante el juicio, el Joker se jacta imprudentemente de haber cometido una serie de graves delitos, mas no el que se le imputa. El jurado, por unanimidad, decide, no obstante, que sea condenado a muerte. Batman, atormentado por un ansía irrefrenable de verdad, visita a su némesis en la cárcel, y le pregunta:

“No fuiste tú. ¿Verdad?”

Esta frase es peculiar, puesto que demuestra la existencia de una convicción de parte de Batman y, además, una suerte de inconsciente anhelo por reafirmar esta verdad en las palabras del propio villano. Cómo podríamos advertir, ambas partes se nutren mutuamente.

Pero el Joker, aún ad portas de la muerte, no puede evadir su propia personalidad, complicando aún más la existencia de un atribulado Batman:

“Ja. Eso solo lo sé yo. A ti te toca descubrirlo”

Siempre he considerado a Bruce Wayne/Batman  una personalidad atormentada: existe esta cierta dicotomía entre el completo rechazo a la injusticia mediante la persecución de los culpables  y, a su vez, el sufrimiento que implica obrar conforme a las máximas y principios en esta búsqueda de lo que es justo. Sufrimiento, porque, a diferencia de otros superhéroes, Batman no tranza con sus principios.

En ocasiones, es expuesto a situaciones en que lo que es correcto, dista sideralmente de lo que podría ser utilitariamente beneficioso, debiendo elegir el actuar que se ajuste necesariamente a sus máximas y a la ley. En ese sentido, Batman es también el más Kantiano de los superheroes: actúa por deber aunque ello implique un sacrificio o le sea desfavorable y adverso el resultado.

Hay algo admirable y a la vez profusamente desolador en su actuar, dado tal vez por la soledad que implica la auto-imposición de máximas que en muchos casos, sólo él observa y cumple, dentro de una estructura moral que no admite pliegues: una suerte de vela que ilumina, resiste y se consume, en un océano de oscuridad.

FEBRERO: VACACIONES O “VABRUARI”

IMG_20190215_192014_965[1]

 

          Por Marcus Nilsson

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Chile tenemos vacaciones en febrero, en Suecia tienen fiebre en febrero, o “feber” como se dice en sueco.

No es fiebre como de carnaval, sino fiebre de tos e influenza.

Lo que une a padres y apoderados en ambas partes del mundo, es que febrero es un mes para estar junto a los hijos.

El invierno es muy “laaaargoooo” en Suecia. Comienza en los fines de octubre cuando el sol amanece entre 7 y 8 en la mañana y baja entre las 16 o 17 horas. Uno va al trabajo en la oscuridad y sale del mismo con la misma oscuridad.

En febrero los suecos ya han vivido varios meses de puro invierno. El cuerpo ha usado todas sus reservas de vitamina D y no aguanta más el frío, la lluvia y la oscuridad.

Febrero es como entrar en una neblina. Los niños que han luchado para levantarse todas las mañanas se enferman. Los cuerpos dicen ¡Ya basta!

Un verbo moderno en el idioma sueco es “vabba”, que significa quedarse en casa para cuidar a los niños.

Febrero o “februari” en sueco, se convierte en “vabruari” (el mes para “vabba”).

Un día típico en febrero en mi ciudad de Malmö, en el sur de Suecia: El despertador suena. Afuera del apartamento está totalmente oscuro, menos 2° grados con una mezcla de lluvia y nieve. Mi hija ha tosido toda la noche. Entonces llamo al call center he indico el RUT de mi hija para registrar su ausencia al colegio. Luego abro la app “VAB” y con solo un clic he registrado que voy a faltar a mi trabajo para cuidar a mi hija. Así va la información directamente a Försäkringskassan (la caja de seguro social).

Después envío un mail corto a mi trabajo: “me quedo en casa para cuidar mi hija enferma”. Es permitido hacer el VAB 120 días por año hasta que tu hijo o hija cumple 12 años, y durante estos días el estado paga casi 80 por ciento de tu sueldo (hasta un límite máximo).

La foto me la envió Salla Salazar, productor, DJ y ex-integrante de mi grupo favorito The Latin Kings. El título del libro dice “no estoy enfermo”. Artistas y músicos también tienen “vabba” en febrero.

THINKING IN A GREEN WAY

 

s

                                 Simone van der Graaf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

More than a year ago I started my journey towards a more green and sustainable life. In this article I will tell explain why I decided to do this and which changes I made.

As a graduate from an international study I have been lucky to have experienced a lot of adventures abroad. My biggest passion became traveling and I am so fortunate that I have met so many wonderful people from many different cultures all over the world. But the biggest reason I want to see so much of the world is the variety in nature our planet has to offer. And as long as I can remember I believe that everything we need, nature has to offer.

So my love for nature is ofcourse the biggest reason why I find sustainability so important. But it was mostly because of my sensitive skin that I became aware of the quality and way of production of different products. I have always hated chemical products, because my skin gets itchy or I get a headache, so a few years ago I started to do some research in cleaning products. Believe me, this is a never ending research as there are so many, especially bad ones. But there is always a healthier option, healthier for you and not harmful to the planet. Did you know that you can clean so many thing in your house with natural vinegar? That you can use coconut oil or baking soda as a base for different cosmetic products? If you do some research you will learn that you can use natural products without having to spend much more money.

When I lived in Brighton I had a flatmate who teached me a lot about organic products, from shampoos without sulfates to pure vitamins. She does Social Media for different organic brands and became an expert in this field. This brings me to the most important topic for me within sustainability: fair fashion. Because of her I learned about organic bamboo, a fabric that is sustainable and so soft on your skin. From that moment I decided I only wanted to buy clothes out of natural fibers, for example cotton. What I did not know back then is that the production of ‘normal ‘ cotton nowadays is both harmful to the planet and to everyone involved in the production making it into clothing.

Since a few years the fashion world has ‘gone crazy’, that’s the way how I would describe it. Overproduce is a term we know already for a long time, but fashion may have become the worst. Retailers want to persuade customers in buying more and more, by selling clothes as cheap as possible. This can only be done if production is cheap and that’s why Asia became the biggest production market. Workers are being exploited as they are poor and need a job so they work long hours for almost no money, under very unhealthy circumstances. It’s basically modern slavery.

Last year I was in a café on my holiday in Australia and I started reading a magazine there called ‘Peppermint’. It was so inspiring because all the content is related to sustainability. I am following Peppermint Magazine on Social Media and already learned a lot. One time they wrote an article about Claire Press, a journalist that works for Marie Claire, but also started her own Podcast called ‘Wardrobe Crisis’. In this Podcast I have learned mostly everything I now know about fast fashion and fair fashion. If you want to make a sustainable difference and you have an interest in fashion, I can recommend you to listen to this as every episode she interviews an expert in the field. Sometimes in other fields as well as yesterday I listened to an episode about The Great Barrier Reef, that unfortunately is almost disappearing because of climate change and pollution.

Going back to fair fashion, I found a way for myself to make a difference. Because making a difference starts with you and the more people follow, the bigger the impact. Since a few months I only buy either fashion from a sustainable brand, so clothes made out of organic fabrics, or second hand clothes. I also do this with other products, like bedsheets and towels. I am now more aware of what I have and what I need because in the end, we don’t need that many clothes. Isn’t quality more important? Fairly produced and not harmful  for the planet? A jeans made out organic fabric saves tons of water and does not require any chemicals. In some poor area’s in different parts of Asia there are small rivers where the water turned dark blue, because of all the chemicals that are just in dyeing the jeans that we can but for 15 euros/dollars. Fashion is the third most pollution industry of the world.

I am going to end this article with a few other suggestions that are hopefully as easy to adapt where you are living compared to the Netherlands, where I live. Luckily in this country you can drink tap water and the 1.5 liter bottles we do buy we have to bring back to the supermarket to get some money back. This makes a big difference, but unfortunately there is still too much plastic everywhere. If you want to use as less plastic as possible, look at where you can make changes. Buy a nice bottle that you can refill and take with you instead of always buying bottled drinks on the way. Bring your own bags when you do groceries, instead of buying/getting plastic bags every time you go to the supermarket. Go to places where you can but fruits and vegetables that are not covered in plastic. And the last two I want to give, try using the least amount of water possible and try buying more natural products. For example products without palm oil, as the production of this ingredient itself is the cause of deforestation on a very large scale, and a danger to the life of many animals. Shickingly though, it’s almost in everything…

With this article I hope to inspire others, if you have questions or suggestions yourself, please let me know! I am still learning a lot as well.

KINTSUGI

PUERTAS

 

Por Jaime Andrés Valladares

 

 

“El mundo nos rompe a todos, y después muchos se vuelven más fuertes en los lugares rotos”.

Ernest Hemingway, Adiós a las armas.

 

“Los números primos son lo que queda después de eliminar todas las pautas. Yo creo que los números primos son como la vida. Son muy lógicos pero no hay manera de averiguar cómo funcionan.”

Mark Haddon, El Curioso Incidente del Perro a Medianoche

 

Cuando niños nos educan para ser perfectos. La máxima calificación es un número primo del que poco sabemos. Y nos obstinamos para lograr el máximo puntaje, no un cinco, no un cuatro, ni pensar correr el riesgo de bajar del umbral mínimo de calificación. No debemos fallar. No hay espacio para el error. Luego creces, si sigues la senda rectilínea del éxito irás a la Universidad y luego obtendrás un trabajo del que harás gala en LinkedIn.

Es un escenario perfecto.

Pero, ¿qué ocurre cuando no eres el mejor de la clase? ¿cuándo no te aceptan en la Universidad? ¿cuándo no encuentras trabajo? ¿cuándo el rectilíneo camino del éxito se torna curvilíneo?. Te aterrorizas. Porque te enseñaron a ser perfecto. A ser el mejor de la clase. A no decir “malas” palabras. A ser fuerte. A sonreír, a pesar de todo.

Mas, la verdadera fortaleza proviene de los fracasos. De las notas rojas. De los cuatros. De las expulsiones de clase. De las incontables pérdidas para las que nadie se encuentra preparado.

Los japoneses ocupan una técnica de reparación de céramica denominada Kintsugi, que consiste en la reparación de los objetos rotos con una resina de oro: en vez de ocultar las fracturas o roturas, se embellecen, puesto que son parte de la historia del objeto.

Las heridas nos fortalecen.

Esa es la belleza del error. Porque lo que debe ser se asocia a una estricta pauta que nos compele a actuar de determinada forma. El errar, en cambio, te enseña que las variaciones de pauta son inevitables; existe cierta libertad en ello. En saber, que puedes equivocarte, aprender y seguir.

Hace poco tiempo atrás fui padre. No quiero que mi hijo sea perfecto. Quiero simplemente que sea ÉL, y tener la capacidad de entenderlo en su camino, con todas las esquinas y curvas que traiga el recorrido.

DESDE LA TRAGEDIA A LA COMEDIA

lovegia_31

Matías “Mazorca” Lema. Fotografía, gentileza de Camila Cubillos.

           Por Matías “Mazorca” Lema

           Comediante

 

 

 

 

 

“Algunos comediantes contarán historias “verdaderas” increíbles y, al final, un remate perfecto. ¿Saben cómo lo logran? ¡Mintiendo! Yo nunca haría eso. La comedia surge de la verdad. No me gusta adornar mis chistes. No miento sobre mis chistes. Soy sincero. Podría ser uno de esos comediantes, podría, no crean que no. Tengo el potencial. Elijo no hacerlo porque soy un verdadero artista.” – Daniel Sloss. (2018). Dark. 

 

Soy comediante hace un año y cuatro meses, tiempo que he dedicado a sanarme. La decisión nació desde la depresión y la necesidad de dejar de auto compadecerme, no se trataba de ser el gracioso del grupo, se trataba de reír y apaciguar la angustia.

En Chile el concepto de humor está manoseado y mucho más el del Stand Up: entendemos como Stand Up cualquier show unipersonal en el que no hay otra cosa en escena más que un comediante y un micrófono. El género, no obstante, es mucho más complejo, y por lo mismo interesante. Hay una única máxima: la realidad.

Creo que la comedia es mucho más potente y valida cuando se tiene esta premisa, valoro mucho a las personas que son capaces de crear desde sus realidades y no desde un imaginario. Eso porque creo que la comedia es un arte, tanto como cualquier otra disciplina escénica e incluso de otras características como la música o la poesía. Definitivamente sí, son muy distintas, pero comparten esa necesidad de transmitir un mensaje, un mensaje sincero y personal, siempre insinuando que es autobiográfico.

La comedia tiene sobre todo un propósito terapéutico, tanto para la audiencia como para el artista. Sí, el acto de reír es tremendamente importante y necesario en términos de salud y quien sabe qué, pero creo que el acto de reír por sí solo no es suficiente, reírnos del entorno que nos rodea o de nuestras propias experiencias es lo verdaderamente útil, descubrir cómo darle la vuelta a todas las situaciones que nos acongojan. Para llegar a eso hay que excavar en la memoria, estudiar y buscar recuerdos, a esos recuerdos remotos, ocultos y traumáticos hay que darles la vuelta, hay que hallarles un “remate” y ese proceso, si bien agobiante es necesario, nuestro cerebro bloquea mucho para protegernos de nosotros mismos, sin embargo, tenemos la habilidad para usar esta información a nuestro favor.

El valor de la comedia y principalmente del Stand Up creo está en descifrarse, mis comediantes favoritos son aquellos a quienes puedo entenderlos, quienes después de un show me dejan pensando “con que así es la mente de esta persona”, una interacción con un comediante de Stand Up debiese ser como una interacción en cualquier dialogo, debiese sentirse esa conexión en la que estás conociendo a alguien. Me gusta conocer al público también, idealmente acabar un show y hablar al menos un par de minutos, ojalá no de la rutina, ojalá de su experiencia. Por eso aprecio y valoro tanto lugares como La Logia Club de Comedia que permite e idea esta retroalimentación post espectáculo.

Al hacer comedia desde la realidad te enfrentas a más universo que lo anecdótico, te conviertes en el emisor de un mensaje, hacer comedia sin discurso es irresponsable y poco interesante. Tu opinión cobra sentido y se valida o no en cada espectáculo, pero debe estar presente. Eres responsable de cada una de tus palabras y eres responsable de crear un perfil que permita entender el verdadero sentido de tus “chistes”. Si quieres hacer un “mea culpa” está bien, si quieres hacer una sátira para reflejar tu postura respecto a alguna situación también, pero eres responsable de dejar en claro ello, sino fácilmente te conviertes en el abanderado de una opinión que no te compete.

El humor y la depresión van de la mano. No conozco comediante que no sea proporcionalmente triste como gracioso. Como ya he mencionado estos son mis favoritos, aquellos interpretables, aquellos con quienes puedes vincularte, yo me vinculo a ellos y valoro tremendamente cuando los demás son capaces de vincularse a mí en estos relatos que retratan toda mi vida. Mis especiales favoritos son los que abordan la tristeza y que se esfuerzan en dar este giro; “Sebastián Contreras en Pijama” debe ser de todos lo que he visto uno de los que mejor logra este objetivo. Está todo lo que he dicho: es oscuro y honesto. Recuerdo la noche en que lo filmaron, recuerdo a una audiencia perfectamente sincronizada con él.

La comedia es importantísima para vivir sanamente, enfrentar las realidades personales y colectivas es esencial para cumplir este objetivo. Somos el producto de todo lo que hemos vivido y todo lo que pensamos. Sacar toda esa energía, manifestar toda esa experiencia es lo mejor que podemos hacer para sanar y soportar. Y escuchar a otras personas hacerlo para darnos el coraje es más que buena compañía.

“La risa no es el opuesto a la tristeza. La felicidad es el opuesto a la tristeza. La risa es una reacción que puede existir en ambos casos. Si lidian con la tristeza penando y llorando… Felicitaciones, que bueno que les sirva. A mí, no. Si lloro de tristeza me siento como la mierda, es peor, no mejor. La risa me da alegría, me hace mucho más feliz. Uno se ríe más cuando vuelve del otro lado de la tristeza.” – Daniel Sloss. (2018). Dark. 

RESEÑA

Matías “Mazorca” Lema, 20 años, oriundo de Iquique, actual residente en Valparaíso. Comediante en La Logia Club de Comedia, espacio dedicado exclusivamente al Stand Up en Valparaíso, además co-productor en el mismo.

Links de interés:

Sebastián Contreras en Pijama: https://www.youtube.com/watch?v=hVRe9QLaWLI&t=10s

Daniel Sloss, Dark:

https://www.netflix.com/watch/80223720?trackId=200257859

La Logia Club de Comedia:

https://www.instagram.com/lalogiaclubdecomedia/

 

NO HAY CUCHARA

 

img_9845

 

                    Por Jaime Andrés Valladares

 

 

 

 

 

 

 

 

“No intentes doblar la cuchara, eso es imposible. En cambio, solo intenta darte cuenta de la verdad: no hay cuchara. Entonces verás que no es la cuchara la que se dobla, sino solo tú mismo”. 

– Matrix

 

Hace un par de días atrás, estuvo en nuestro país el connotado científico británico Anil Seth, académico de la Universidad de Sussex y editor en jefe de la revista Neuroscience of Consciousness, Oxford Unniversity Press. Sostiene, el profesor Seth, que nuestra realidad no es sino el consenso en nuestras alucinaciones.  Y esto, debido a que interpretamos la realidad mediante nuestros sentidos, de acuerdo a nuestras experiencias previas. Así es como en una serie de ejemplos didácticos, Anil Seth nos demuestra que lo que consideramos como real no es sino una construcción cerebral en relación a los estímulos que recibimos en conjunto a nuestro historial de experiencias.

El cerebro, además, suele adelantarse a determinadas acciones, como una suerte de máquina predictora. El problema radica en que al ver la realidad como somos, y no cómo es, tomamos como preconcebidas determinadas ideas de la realidad que perfectamente pueden no coincidir con lo que efectivamente ocurre.

Es bastante conocida la alegoría Platónica en la que individuos situados en una caverna, confunden sombras inanes provenientes de los objetos del exterior con la realidad. Mas, de igual modo, se presenta un obstáculo: aunque pudiésemos concebir esta idea de lo aparente y lo real en toda su extensión, hay una limitación biológica y física que nos imposibilita adquirir un conocimiento absoluto de las cosas.  Así, dicho esto,  – posiblemente – por mucho que le expliquemos a nuestro gato que es la teoría de la gravedad, no podrá el mismo concebir la misma, más que con un desganado miau de indiferencia total. Puede ello perfectamente ocurrirnos a nosotros. Pensamos que nos es posible abarcar el conocimiento de todas las áreas en su totalidad, mas puede que perfectamente pasemos por alto un sinnúmero de eventos que no logramos percibir, ni determinar y ni siquiera concebir.

Por lo pronto, las enseñanzas de la neurociencia en este campo nos invitan a reflexionar sobre nuestras percepciones del mundo, y los demás, adquiriendo la humildad de reconocer que el otro puede tener una percepción distinta en base a sus propias experiencias, lo que no invalida su concepción del mundo por ser contraria a la mía. La neurociencia nos invita a ser respetuosos. Porque la cuchara no existe. Y somos nosotros los responsables de determinar que hacemos con esta.

FIKA: PARA SALIR DE LA BURBUJA

marcus

Por Marcus Nilsson

Copywriter y Comunicador Social en Marketing con enfoque en Fair Trade

 

 

 

 

 

 

 

Los suecos son conocidos por ser un poco encerrados en si mismos, no tan habladores. Algunos dicen que la mejor manera de hacer a un sueco hablar es invitarle a un trago. Pero la verdad es que no es necesario.

Más fácil es invitarles o participar en una “fika”. Antes era más difícil participar en este ritual de tomar café y hablar: uno debía tener un trabajo en una empresa u organización no demasiado pequeña. Pero ahora es fácil, varias ONG’s y bibliotecas organizan “fikas” para que más personas se junten para hablar y donde nuevos suecos pueden entrenar el idioma sueco y crear enlaces con su nueva sociedad.

La “fika” consiste en una pausa con café y pan, pastelitos o galletas. Los suecos son gran consumidores de café y aman sus pasteles como “kanelbullar” (el 4 de octubre los suecos y finlandeses celebran el día del kanelbulle, rollito de canela).

Es importante estar de acuerdo con un horario fijo, donde empieza y termina el “fika”. De otro modo, muchas personas no van a asistir; no van a dejar sus burbujas, rutinas y tareas del trabajo – probablemente van a buscar una taza de café de repente y volver a su escritorio o a su grupo más cercano – . La idea con el “fika” es que se junten personas o colegas de distintos grupos o departamentos para relajarse y hablar sobre el trabajo o la vida en general. Realmente puede ser sobre cualquier cosa.

Se considera el “fika” como uno de los secretos de la productividad de Suecia. En muchas empresas y organizaciones por lo menos unas pausas por semana son obligatorias, en los que se ofrecen bebidas calientes a sus empleados. El objetivo es compartir, conectar y relajarse con los colegas. Algunas de las mejores ideas y decisiones ocurren durante la “fika”.

También es un tema de salud y bienestar. Sabemos que mucha gente ahora se siente aislada y sola. La “fika” es una manera de esforzar la sensación de participar en algo más grande, una forma de “togetherness” donde se desarrolla la capacidad de empatía. En las pausas es posible hablar con los personas fuera de la burbuja para escuchar y entender su logros y desafíos. También para hablar con su jefe en una manera más relajada.

I DO CARE

 

arist

                 Por Jaime Andrés Valladares

 

 

“Nada importa realmente, cualquiera puede darse cuenta, nada es realmente importante para mí”

– Bohemian Rhapsody / Queen

 

 

 

 

 

Otro de los aspectos que evidenció recientemente la encuesta CEP, fue la falta de politización de nuestra sociedad. A la pregunta, “¿Conversa en familia sobre política?”, un 9% respondió, ‘frecuentemente’; un 31%, ‘a veces’ y un 60%, ‘nunca’. De igual modo, respecto a la pregunta “¿Sigue temas políticos en redes sociales como Facebook, Twitter?”, un 9%, respondió, ‘frecuentemente’; un 17%, ‘a veces’ y un 73%, ‘nunca’. Dato curioso este último tratándose de redes sociales, dónde el flujo de información y nivel de participación es considerablemente elevado en nuestro país.

Enumerar y escudriñar cuales son las razones de esta falta de politización en nuestra sociedad, sin lugar a dudas da para numerosos estudios, no obstante, podemos elucubrar cuál es la importancia práctica de la política.

La sociedad como tal, está compuesta de un sinnúmero de relaciones interindividuales. Aristóteles señalaba que el ser humano es por definición un ser social  (zoon koinonikón) y político (zoon politikón), como consecuencia, tiende a asociarse junto a otros seres humanos formando comunidades y participando activamente en la organización de las mismas. Mas la vida en sociedad no está exenta de conflictos; el conflicto está latente permanentemente en cada una de las situaciones diarias que enfrentamos en sociedad. Para resolver estos conflictos de forma pacífica, debemos necesariamente argumentar; debatir y encontrar puntos de encuentro, de otro modo, la asociación entre personas cuyos pensamientos y opiniones son dispares se tornaría insostenible. He ahí, precisamente, una de las funciones prácticas de la política.

Y es que a lo largo del tiempo, hemos asociado la política a candidatos y partidos políticos propiamente tales, no obstante, estas son esferas o dimensiones de Lo Político. Para ilustrar con un ejemplo. Si en nuestro vecindario durante una junta de vecinos un miembro de la comunidad argumenta que la cuota para la celebración navideña de este año es muy alta en comparación a la del año anterior, otro miembro de dicha comunidad podría rebatir dicho argumento indicando que, si bien es cierto que la cuota es más elevada este año, ello se debe a que se requiere mayor grado de ornamentación. Y un tercer miembro de la comunidad, en tanto, podría señalar que la cuota no le parece elevada, pero en vez de centrarse en la ornamentación, es más relevante centrarse en la comida. Y se genera entonces un conflicto. Para resolver este conflicto, si actúan racionalmente, someterán a votación el aumento o no de cuota y la finalidad última que se le otorgará a esta. Si no resuelven sus discrepancias, este año no tendrán celebración de navidad. He ahí una dimensión de lo político.

En ese sentido, la política nos sirve como mecanismo, en tanto seres racionales y autónomos, para responsabilizarnos e inmiscuirnos en el acontecer social. Tal vez, sea necesario concientizar sobre la existencia de otras dimensiones de lo político; posiblemente, ante futuras preguntas que pretendan determinar el nivel de politización de una sociedad en encuestas venideras, el porcentaje de participación en la actividad política vaya in crescendo.

Cabe recordar las palabras del escritor español Vicenç Villatoro “(…) nos encontramos de golpe con que la persona que ha hecho pública su visión de lo colectivo, el militante, el cargo electo, el diputado, incluso el opinador que se moja con su palabra pública, se convierte en sospechoso y parece que para ciertas funciones sociales importantes añoramos al apolítico incoloro, inodoro e insípido que hace unos años convenimos que no existía. Algo hemos hecho mal, todos juntos, a lo largo de estos años, para llegar aquí. Algo hemos hecho mal si llegamos a una situación en la que castigamos a quien se compromete y a quien opina, en favor del que no se compromete y calla. Algo hemos hecho mal si la participación en la política activa, la militancia, el cargo electo o representativo se convierte en un estigma personal que lo borra todo y no se borra con nada. Porque un modelo de este tipo, si llegáramos a él, representaría graves problemas de concepto (…)”.

Anuncios