EL MISMO SOL, PERO DIFERENTE

marcus

Por Marcus Nilsson

 

Copywriter y Comunicador Social en Marketing con enfoque en Fair Trade. Creador del Blog “30 Minutos (de música chilena)”

 

 

 

 

 

El sol es importante, tan importante que tiene el mismo nombre en español y en sueco.

Mil horas. Los suecos viven con 1000 horas menos de sol cada año. No es tanto, solo es una diferencia de dos o tres meses.

Cuando sale el sol, los suecos están preparados y alertas. Nada de buscar la sombra.

Mi barrio favorito en Malmö, Suecia, es Möllevången o “Möllan”. La feria, los cafés, la onda, más de 100 idiomas, Folkets Park, las bicicletas, los almacenes y tiendas de ropa de segunda mano, el falafel, el viento…y el sol. Entre abril y septiembre hay sol. No calienta tanto pero igual aparece entre las nubes.

Cuando recién acababa de ir a vivir a la ciudad de Malmö, un amigo me enseñó como disfrutar el sol de esa ciudad preciosa, pero con un viento terrible. En la plaza del barrio Möllevången hay muchas terrazas para tomar café o cerveza, pero con sombra o viento. Pero en un rincón de la plaza hay una pared donde siempre llega el sol, y casi nunca esta ventoso. Allí nos sentamos todos las tardes con un termo de café o un falafel. Otros amigos se sumaron uno a uno.

El sol es una alegría, pero también un tema complicado para mucha gente del mundo. En Suecia el sol a veces produce estrés. Los suecos piensan que uno tiene que disfrutar el sol, quizás salir a la playa, porque el próximo día, muy probablemente no va a haber sol.

Sol significa asado. La mayoría de las personas en las ciudades viven en departamentos y como no hay sol todos los días no vale la pena comprar una parrilla. Pero en todos los supermercados y almacenes se puede comprar un asador desechable, un “engångsgrill”.

Es una caja de folio metálico lleno con carbón (preparado con un tipo de kerosene), arriba un papel sintético (que se enciende fácilmente) y una malla de metal (que sirve como parrilla).

Cuando sale el sol hay que apurarse y no complicarse tanto. Entonces, pan comido. Se busca el supermercado más cerca para comprar un “engångsgrill”, salchichas, queso halloumi, cebolla, champiñones, pimentón, tomates, pancitos de completo, una bolsa de papas fritas y cervezas de lata (categoría 2, bajo de alcohol, que se vende en supermercados).  Después directo a la playa o al parque. Solo falta encender el papel sintético con un fósforo y esperar 15 minutos para poner las salchichas, el queso y las verduras en la parrilla de malla.

Pero no siempre vale la pena aguantar. Marisol vivió años en Lund, Suecia, pero se daba cuenta que ella y su familia realmente sufrían cuando sus hijas se despertaban diciendo: “Mamá, ¡hoy sale el sol!”. Decidieron entonces volver a Chile.

* Mil horas para un sudamericano normalmente se relaciona con la canción de Andrés Calamaro sobre esperar a su amor en la lluvia.
** Los ciudadanos de Estocolmo reciben aproximadamente 1800 horas con sol por año. Los ciudadanos de Santiago de Chile tienen aproximadamente 2800 horas con sol por año. Una diferencia de mil horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: