Archivo de la categoría: Mundo

FEBRERO: VACACIONES O “VABRUARI”

IMG_20190215_192014_965[1]

 

          Por Marcus Nilsson

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Chile tenemos vacaciones en febrero, en Suecia tienen fiebre en febrero, o “feber” como se dice en sueco.

No es fiebre como de carnaval, sino fiebre de tos e influenza.

Lo que une a padres y apoderados en ambas partes del mundo, es que febrero es un mes para estar junto a los hijos.

El invierno es muy “laaaargoooo” en Suecia. Comienza en los fines de octubre cuando el sol amanece entre 7 y 8 en la mañana y baja entre las 16 o 17 horas. Uno va al trabajo en la oscuridad y sale del mismo con la misma oscuridad.

En febrero los suecos ya han vivido varios meses de puro invierno. El cuerpo ha usado todas sus reservas de vitamina D y no aguanta más el frío, la lluvia y la oscuridad.

Febrero es como entrar en una neblina. Los niños que han luchado para levantarse todas las mañanas se enferman. Los cuerpos dicen ¡Ya basta!

Un verbo moderno en el idioma sueco es “vabba”, que significa quedarse en casa para cuidar a los niños.

Febrero o “februari” en sueco, se convierte en “vabruari” (el mes para “vabba”).

Un día típico en febrero en mi ciudad de Malmö, en el sur de Suecia: El despertador suena. Afuera del apartamento está totalmente oscuro, menos 2° grados con una mezcla de lluvia y nieve. Mi hija ha tosido toda la noche. Entonces llamo al call center he indico el RUT de mi hija para registrar su ausencia al colegio. Luego abro la app “VAB” y con solo un clic he registrado que voy a faltar a mi trabajo para cuidar a mi hija. Así va la información directamente a Försäkringskassan (la caja de seguro social).

Después envío un mail corto a mi trabajo: “me quedo en casa para cuidar mi hija enferma”. Es permitido hacer el VAB 120 días por año hasta que tu hijo o hija cumple 12 años, y durante estos días el estado paga casi 80 por ciento de tu sueldo (hasta un límite máximo).

La foto me la envió Salla Salazar, productor, DJ y ex-integrante de mi grupo favorito The Latin Kings. El título del libro dice “no estoy enfermo”. Artistas y músicos también tienen “vabba” en febrero.

Anuncios

FIKA: PARA SALIR DE LA BURBUJA

marcus

Por Marcus Nilsson

Copywriter y Comunicador Social en Marketing con enfoque en Fair Trade

 

 

 

 

 

 

 

Los suecos son conocidos por ser un poco encerrados en si mismos, no tan habladores. Algunos dicen que la mejor manera de hacer a un sueco hablar es invitarle a un trago. Pero la verdad es que no es necesario.

Más fácil es invitarles o participar en una “fika”. Antes era más difícil participar en este ritual de tomar café y hablar: uno debía tener un trabajo en una empresa u organización no demasiado pequeña. Pero ahora es fácil, varias ONG’s y bibliotecas organizan “fikas” para que más personas se junten para hablar y donde nuevos suecos pueden entrenar el idioma sueco y crear enlaces con su nueva sociedad.

La “fika” consiste en una pausa con café y pan, pastelitos o galletas. Los suecos son gran consumidores de café y aman sus pasteles como “kanelbullar” (el 4 de octubre los suecos y finlandeses celebran el día del kanelbulle, rollito de canela).

Es importante estar de acuerdo con un horario fijo, donde empieza y termina el “fika”. De otro modo, muchas personas no van a asistir; no van a dejar sus burbujas, rutinas y tareas del trabajo – probablemente van a buscar una taza de café de repente y volver a su escritorio o a su grupo más cercano – . La idea con el “fika” es que se junten personas o colegas de distintos grupos o departamentos para relajarse y hablar sobre el trabajo o la vida en general. Realmente puede ser sobre cualquier cosa.

Se considera el “fika” como uno de los secretos de la productividad de Suecia. En muchas empresas y organizaciones por lo menos unas pausas por semana son obligatorias, en los que se ofrecen bebidas calientes a sus empleados. El objetivo es compartir, conectar y relajarse con los colegas. Algunas de las mejores ideas y decisiones ocurren durante la “fika”.

También es un tema de salud y bienestar. Sabemos que mucha gente ahora se siente aislada y sola. La “fika” es una manera de esforzar la sensación de participar en algo más grande, una forma de “togetherness” donde se desarrolla la capacidad de empatía. En las pausas es posible hablar con los personas fuera de la burbuja para escuchar y entender su logros y desafíos. También para hablar con su jefe en una manera más relajada.

Anuncios