DE COMO LE ROBARON POR SORPRESA LA INOCENCIA A TODA UNA GENERACIÓN

Por Lorenzo Feres

Egresado de la facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae

 “La verdadera patria del hombre es la infancia.”  
                                                                      – Rainer Maria Rilke

Posiblemente, algún astuto publicista en el Chile de principios de los años noventa, haya reparado en las palabras del poeta alemán para comenzar estratégicamente y de forma premeditada a moldear lo que sería la patria del hombre del futuro, en aquellas pequeñas cabecitas influenciables ante cualquier truco barato de marketing.

Hoy, gracias a los archivos que circulan en Internet, podemos disfrutar del deplorable espectáculo que nos ofreció la televisión en esos años, sobretodo la publicidad. No existe generación más bombardeada de trucos propagandísticos, prejuicios, estereotipos y clasismos, como la generación de los noventa. La apertura comercial desatada y las aspiraciones de una clase media sumamente materialista se reflejaban en el desbordante éxito que tenía cada producto de consumo infantil, que además en muchas ocasiones carecía de toda regulación nutricional. Productos con alto contenido de tartrazina, amarillo crepúsculo, y generosas dosis de sodio, abarrotaban los kioskos de las escuelas y se consumían de manera compulsiva por mocosos, que exasperados, buscaban encontrar un tazo más para agregar a su colección de cosas inútiles que un día sin acordarse cómo ni donde, terminarían extraviadas y olvidadas.

Numerosas empresas mediocres, lograron transformarse en grandes marcas con réditos inimaginables a costa de la ilusión de estos pequeños idiotas. Como olvidar a Salo, que cada par de meses creaba el falso anhelo de completar un nuevo álbum. El truco sucio consistía en que había láminas “difíciles”, que obligatoriamente terminarías comprando en el mismo local de la empresa ubicado en Bellavista, por supuesto, a precios usureros. Aquel enano que invertía más dinero era al fin y al cabo el que ganaba, generalmente una miserable alcancía de cartón o alguna polera, y podía – llegar a participar -en el sorteo de un “Super Nintendo” o una bicicleta. Nunca conocí a nadie que haya ganado un premio. De cualquier forma su karma llevaría a la empresa a la quiebra en 2010, triste e irónico final para quien condujo a asimismo a la quiebra de tanto bolsillo infantil por medio de falsas promesas de gloria.

Pero quizás sean los comerciales de la época los que reflejaban más fielmente las descarnadas estrategias empresariales. En esos años, más que ahora, se podía convertir en  éxito de ventas  prácticamente cualquier cosa, si centrabas la publicidad en una pequeña pareja de pelucones rucios viviendo en un mundo de felicidad. Por cualquier cosa me refiero a cualquier cosa, plástico, cartón, papel picado. Eran productos que una vez en tus manos no parecían tan importantes ni tan divertidos como los mostraban: El tesoro de Copec, los Kapocopteros, los Crecencios entre otros fiascos comerciales que se me vienen a la cabeza, podían sumar números azules rápidamente a las arcas de las compañías que veían un negocio redondo el invertir en chucherías y baratijas sentándose a observar como subían  sus ventas hasta las nubes.

Una conocida empresa de productos lácteos, siempre abusó de esa infame estrategia nazi que consistía en reunir a niños con rasgos nórdicos en torno a algún yogurt o postre  y hacerlos bailar mientras comían su colación, éstos trucos publicitarios, además de acabar  con miles de madres sintiéndose estafadas al darse cuenta que el consumo diario de Petitfort no le aclaraba el color del pelo a sus hijos, correspondía abiertamente a una cruel falacia que buscaba asociar el color de una piel blanca y lozana con lo saludable y nutritivo de un producto.

Quizás los lectores recuerden otros ejemplos mas deplorables que exacerbaban el machismo y el clasismo, niños vestidos de grandes, discutiendo en la mesa sobre la comida, que en aquella ingenua época de la transición, sacaban sonrisas de ternura y ganaban premios a la creatividad.

Si bien es cierto, todos quisimos ser ganadores, y todos terminamos subiéndonos en mayor o menor medida al carro del despilfarro infantil, muchos hasta el día de hoy por desgracia no despiertan de ese letargo y han hecho parte de su código de ética las leyes temporales del mercado que les fueron induciendo permanentemente primero como niños, luego como adolescentes y hoy que comienzan a tener poder e influencia las convierten en valores y principios morales. Por eso, si usted se pregunta por qué el mundo se llenó de un día para otro de imbéciles y descerebrados jóvenes que buscan el éxito en estereotipos, que hablan igual, se visten igual y van a veranear a los mismos balnearios. Por qué parecemos sumirnos en el consumo y luego en la depresión, por qué el manejo inadecuado del dinero, por qué olvidamos tan rápido y antes de arreglar preferimos desechar. Si usted se ha llegado a cuestionar qué es lo que nos llevó en cierto momento a elegir a nuestras máximas autoridades en razón de lo que tienen, y en qué momento aceptamos como cierta esa diabólica ecuación que asocia el éxito material con el honor y el respeto. Si usted no sabe por qué ya no se valora ni la sensibilidad ni el tiempo para la reflexión, no busque la respuesta en teorías evolutivas ni en conjeturas macroeconómicas, simplemente échele la culpa al triste experimento del cual fuimos protagonistas en nuestra infancia, al robo por sorpresa de nuestra inocencia, consumado en calidad de autor por mentes inescrupulosas que todavía deambulan en los medios, gozando de la inmunidad de la que siempre han gozado los criminales más peligrosos del país. La inmunidad que les entrega la amnesia colectiva.

Anuncios

Un pensamiento en “DE COMO LE ROBARON POR SORPRESA LA INOCENCIA A TODA UNA GENERACIÓN

  1. MIsh, interesante. No concuerdo con algunas de las cosas que planteas pero tengo varios recuerdos de comerciales que hoy me parecen repugnantes y que cuando estaba chica o pasaban colados por la edad o no parecían tan atroces. Ejemplo comercial de papel higiénico noble http://www.youtube.com/watch?v=4TrWm0oea0c
    Ame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: