CONVERSANDO CON PABLO HUNEEUS

pablo

Pablo Huneeus Cox

Por Jaime Andrés Valladares

 “Este instrumento – la televisión- puede enseñar, puede iluminar; sí, e incluso puede inspirar. Pero puede hacerlo sólo en la medida en que los seres humanos esten determinados a utilizarlo con estos fines. De lo contrario, son simplemente cables y luces en una caja. Hay una gran y tal vez decisiva batalla que luchar contra la ignorancia, la intolerancia y la indiferencia “.– Edward R. Murrow

 
 

Cuando años más tarde se volvió a re-editar “Un Mundo Feliz“, de  Aldous Huxley, se habló de la posibilidad de modificar o enmendar los errores cometidos en la primera edición de 1932. Sin embargo, arrepentirse de los errores literarios de hace veinte años atrás,  como señala Huxley en el prólogo de la nueva edición, es tarea vana y fútil. Mas, y a pesar de mantener intacta la obra, vuelve sobre lo que él piensa es un grave defecto de la novela:   “al salvaje se le ofrecen sólo dos alternativas, llevar una vida insensata en Utopía, o la de un primitivo en un estado indio, una vida más humana en algunos aspectos, pero en otros casi igualmente extravagante y anormal”. Y es que hace poco estuve hablando con el escritor y sociólogo Pablo Huneeus, quien me llevo a recordar la tercera posibilidad que propone Huxley: no luchar contra los medios que otorga la civilización, sino, utilizar los medios con el objetivo de encontrar una cierta identidad: utilizar los medios para darles nuestro propio contenido. Nos encontramos con el escritor en el centro circundante de un mall capitalino. “Estoy campaneando libros en el vaticano del consumismo”, me dice, mientras hace sonar una campana que anuncia la llegada (o la ida) de un visitante.

Mi primer encuentro con Huneeus fue a través de su libro La Cultura Huachaca (1981)Recuerdo haberle leído con una suerte de sorpresa y pesimismo; esa sorpresa que produce el descubrimiento de frases nuevas y penetrantes, y ese pesimismo, al comprobar en el pavimento diario que las frases no eran ficción, sino realidad.

-Han pasado varios años desde la publicación de La Cultura Huachaca. ¿Ha cambiado considerablemente la sociedad reflejada en ese entonces? ¿se ha vuelto menos, o más  huachaca? 

– En cierto modo es trágico.  Veinte años después la cuestión está peor. La Cultura Huachaca se ha institucionalizado; se ha cristalizado. Es ya un fenómeno cultural que parte de un modelo económico y social profundamente arraigado.  –

 Se dice que hemos llegado a un punto de no retorno: ya no podemos prescindir de los Mass Media, sea televisión o internet. Dicho de otro modo, somos esclavos de los medios que hemos creado… –

–  Lo que sucede, es que se deben utilizar esos medios para lograr una identidad propia; hay que usar los medios de una cultura para darles nuestro propio contenido –

– Aunque pareciera ser, que a pesar de la profunda masificación y asequibilidad de estos medios, no son utilizados por los particulares de un modo ventajoso, sino meramente distractivo.  ¿Dónde se enseña a bien utilizar estas herramientas? –

– Eso es algo que viene de adentro. En nosotros mismos está el contenido. No necesitamos guías o directrices que nos iluminen el camino. Por ejemplo, el campo. El campo es el gran reservorio de identidad nacional –

 Detenemos la conversación por un momento. Suena la campana. Un ávido lector se acerca consultando por “Dichos del campo“, otro libro de Hunneus. Recuerdo en ese momento de esclarecedora pausa  el capítulo V de La Cultura Huachaca, la migración del campo a la ciudad: “es más que un cambio de domicilio, es ser desterrado de su propia cultura para ser lanzado a los márgenes del frío mundo de la modernidad”, señala Huneeus. El proceso civilizador no es suficiente. La migración del campo a la ciudad en nuestro país, y posiblemente en Latinoamerica toda, ha sido sin amortiguaciones; una caída brusca y dolorosa sobre el adoquín. Nace un personaje entonces carente de historia y contenido: el siútico. Y aquí es donde entra la televisión a jugar un rol esencial:
“reafirma al que no es ni lo uno ni lo otro, y lo reafirma en lo que es. Aparece en un momento de la evolución social en que una gran masa de población urbana se encuentra a media agua, sin ser enteramente popular, como sus padres, ni suficientemente educada, como los de arriba“. La Televisión viene a dotar de identidad a quienes, debido al proceso migratorio, carecen de ella. Como señala Huneeus, “fabrica con ellos y para ellos una realidad simbólica de comportamientos sociales que no son populares ni occidentales y que se llama cultura huachaca“.

En nuestros días los medios se han diversificado. Tenemos Facebook, Whatsapp, Twitter, Google Plus, Linkedln, Flickr, Televisión por cable, satelital, videollamadas instantáneas por Facetime, etc. Es el siglo de los Mass Media que llegan con la promesa de mantenernos más conectados; más comunicados. Somos bombardeados con información. Datos innecesarios que no logramos retener ni procesar. Datos desechables. Pero estamos más conectados, te dicen. Y nadie quiere quedarse fuera de esta nueva conexión, porque eso, es estar solo.

Pienso de pronto en la frase de Horacio, Sapere Aude (atrévete a saber), que nos invita a cuestionar; a no tomar parte del silencio cotidiano y apabullante. Los medios de comunicación pueden y deben ser utilizados con el fin de invitarnos a pensar. De otro modo, como decía Murrow, son simplemente cables y luces en una caja.
Vivir alienados de la realidad en base al suero de la entretención es alejarse de esta máxima. Atrévete a saber. Empieza. Construye tu propia identidad.

Porque a veinte años de La Cultura Huachaca continuamos igual de siúticos. Carentes de identidad y de historia; viviendo bajo el alero del consumismo para simular el personaje que el modelo señala como óptimo y, que nosotros, nos compramos: ese ser exitista y risueño que aprovecha todas las ofertas del mercado. Ese ser desechable tan propio de una cultura huachaca.

Anuncios

Un pensamiento en “CONVERSANDO CON PABLO HUNEEUS

  1. TREMENDA REFLEXIÓN, UNA DURA REALIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: