(DON´T) FAKE IT

j2

                   Por Jaime Andrés Valladares

 

 

 

 

 

 

 

And if I could be who you wanted
If I could be who you wanted
All the time

(Fake Plastic Trees, Radiohead)

 

 

Hay una famosa frase en inglés que reza: “Fake it, till you make it”: Finge, hasta que lo logres. La frase, en cuestión, se refiere a la obtención del éxito mediante una simulada consecución del mismo o, en otros términos, que mediante la simulación de seguridad y confianza en sí mismo, se acabará finalmente por convertirse en aquello que se emula.

Recuerdo las palabras del escritor Elias Canetti: “Estoy tan lleno de éxito que no existo”.  Y es que precisamente esta simulación de la felicidad, del éxito material, de la gratificación instantánea a través de las redes sociales, es la que esconde una realidad agrietada.

Porque no es preciso fingir, ello es desgastante. Es necesario poder expresar la tristeza. La fragilidad. Aquello que nos hace vulnerables. Las grietas, que la cultura japonesa tan bien adorna con barniz dorado en las cerámicas que se rompen, hasta elevarlas a un estatus de arte. Porque es en las grietas, como decía Hemingway, donde nos hacemos más fuertes; en nuestros errores encontramos la verdadera sabiduría.

Hay algo que ha quedado de manifiesto en estos días.  Y es la imperiosa necesidad de conversar con el otro. Poder decir: ‘No me siento bien’. O, poder decir, ‘Esto no está bien’.

Ya es tarde en Santiago. La rutina indica que es preciso descansar. Suena ahora “Almost Blue”, en la implacable voz de Chet Baker. “Casi Triste”.  Siempre me ha gustado este título. Porque el “casi”  no representa una negación del sentimiento de tristeza, sino más bien la existencia de dos realidades (“casi tú/casi yo”). El protagonista nos habla entonces desde su media realidad. Casi triste.

Porque la vida pareciera estar compuesta de realidades a medias. Lo que refuerza la obligatoriedad de franqueza, en un mundo desbordado de fake plastic trees. A ver, si como en un puzzle, podemos reunir todas las verdades.

Hasta entonces, no fingas hasta lograrlo. No te desgastes. El éxito no es más que un constructo inserto en una cultura dinámica y cambiante. Recuerda lo que decía Wilde:

Sé tú mismo; los otros puestos ya están ocupados”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: