Archivo de la categoría: Vida & Estilo

RECOMIENDA: SAKUMU

sakumu

Foto por: Escritos Crónicos

 

不二ひとつ うづみのこして 若葉かな

Sólo el monte Fuji
dejasteis por cubrir,
jóvenes hierbas.”

– Haiku de Yosa Buson.

 

 

La cultura japonesa se caracteriza, entre otras cosas, por un profundo cuidado de los detalles y la sofisticación en cada una de sus acciones. Su gastronomía no está exenta de ello. Hace algunos días abrió en Merced 336, Santiago, la primera pastelería japonesa del lugar. Estuvimos conversando con su dueña,  Mayumi Ehijo Tsunekawa, acompañados de un buen té Sencha  .

¿Cómo y cuándo nace Sakumu?

Podría decir que en el año 2014 se gestó la idea. Trabajaba como freelancer para restaurantes japoneses. Estudié gastronomía internacional y me fui a hacer la practica a Japón. Luego, regrese a Japón a trabajar en el lugar donde había hecho mi practica. 

 

¿Que aspectos de la cultura japonesa – aparte de lo gastronómico – es posible advertir en el local?.

Principalmente la ambientación. Intentamos hacer el local lo más similar a las pastelerías en Japón. En Japón, por ejemplo, en las pastelerías no existe el concepto de sentarse en el lugar, sino que se compra para llevar. Mantuvimos un ambiente minimalista. 

 

Sakumu2

¿Qué inspira las creaciones de Mayumi?

La pastelería japonesa se basa en la naturaleza. Como en los Haikus, se deben incorporar elementos relacionados a las estaciones del año. Tratamos de hacer lo mismo en nuestras creaciones. 

¿Que pedir para el desayuno?

Dorayaki, Yakimanju y un buen té verde Sencha, por ejemplo. 

 

mayumi

Mayumi Ehijo T. 

¿Qué le espera a los visitantes de Sakumu?

Un ambiente acogedor, en el que encontrarán pasteles tradicionales de la cocina japonesa. Además, una selección de té de origen japonés y, para quienes no tomen te, café de origen. 

También tengo que decirles que nos tengan paciencia: se nos acaban rápidamente nuestras creaciones. Estamos contentos por la acogida que ha tenido el local. 

akummu3

Anuncios

VIAJAR: DE PASIÓN A PROFESIÓN

Simone

 

Por Simone van der Graaf

Travel and Lifestyle Consultant / American Express

 

 

 

 

 

 

 

 

Viajar, sea lejos o cerca, es sin duda alguna lo que en gran medida mantiene apasionada mi vida.

Tengo 28 años y la fortuna de haber visto innumerables países, culturas, paisajes y distintas formas de vivir la vida. Mi amor por viajar comenzó cuando estudié Negocios e Idiomas en Amsterdam y tuve que hacer un minor en el extranjero. Quería estar lejos de Europa, sabiendo que con el apoyo de la Escuela estaría en un ambiente seguro. Mirando hacia atrás, fue un gran paso y estaba realmente nerviosa.

Chile terminó siendo la mejor experiencia que pude haber tenido. Conocí personas agradables, tanto extranjeras como personas que viven en tan hermoso país. Ví esos siete meses como una oportunidad para conocer cuanto fuese posible y aprender del país pero también, de mi misma: me desafié a viajar sola con el propósito de conocer – y dejarme conocer – por distintas personas.

Han pasado 8 años desde entonces y creo que he tomado cada oportunidad para explorar más: haciendo una estancia en París, trabajando en voluntariado en el extranjero y trasladándome a Bruselas para mi primer empleo. Aunque mis sueños son grandes y soy independiente, soy extremadamente cercana a mi familia, a mis amigos y realmente disfruto de las pequeñas cosas de la vida. En mi opinión, este último punto es verdaderamente importante: puedo ser igualmente feliz yendo en bicicleta a un lugar desconocido, no lejos de donde vivo y hacer un picnic, como probar 3 diferentes exóticos platos en un país lejano. La gran diferencia reside en que cuando viajas a un nuevo país, necesariamente debes conocer a las personas que viven en dicho lugar. Y cuando estás en el extranjero por un periodo largo, comienzas a ver cada vez más las diferencias entre las normas y principios en relación a tu propia cultura.

Uno de los mejores cambios, en comparación hace 10 o 15 años atrás, es que si no puedes viajar a otros países, otras personas visitarán el tuyo, lo que enriquece la posibilidad de tener amigos de distintas partes de mundo. La cultura, en gran medida, es como se forja la amistad.

Ahora bien, ¿cómo mi experiencia viajando y conociendo diferentes culturas ha influenciado en mi vida profesional?.

Soy de Holanda, pero desde hace dos meses, vivo en Brighton, UK. , una ciudad llena de vida junto al océano, donde vine para un nuevo trabajo. Comencé a trabajar como “Travel and Lifestyle Consultant” para American Express, y estoy muy feliz de que mi trabajo se relacione con lo que más amo. Sin embargo, mirando hacía atrás, no todo ha sido sencillo.

Mi primer trabajo en Bruselas fue en el mundo de la moda. 1 año y medio. Se me dificultó en ese entonces conocer personas, por lo que pronto comencé a pensar en un nuevo trabajo.

Entre Bruselas y mi trabajo posterior en Holanda, comenzó la crisis Europea. No pude encontrar trabajo por un par de meses y mientras estaba en el extranjero tuve que reiniciar mi vida en Holanda. Volví insegura. Finalmente, obtuve un trabajo en marketing online para la industria del viaje. El área me gustaba; el trabajo no. Pronto aprendí, de la manera difícil, que desafortunadamente siempre hay personas que te quieren hacer la vida más compleja.

Luego obtuve un trabajo como “Product Maker” en un start up en Europa. Un consejo que puedo darle a cualquiera que busque un nuevo trabajo: se deben explorar todos los contactos, ya que la red de los mismos es mucho más amplia de lo que puedas pensar. Volviendo al trabajo, sentí que estaba volviendo a estudiar. Jóvenes de todo Europa trabajando en un ambiente informal. Mi trabajo era muy creativo por cuanto creaba todos los travel deals por mi misma.

Como en todos los trabajos, es importante mantenerse motivado. Después de un tiempo, empecé a pensar en vivir nuevamente en el extranjero. ¡Una nueva aventura!. Me tomé un par de meses para disfrutar mi libertad y pensar en dar el siguiente paso.

Estaba sin trabajo nuevamente, pero aprendí de mi experiencia en Bruselas y estaba determinada a no preocuparme.

Entonces, ¿cómo terminé en Brighton?. Debía postular a determinados trabajos cada mes. Postulé entonces al cargo de Relationship Manager para American Express. Al día siguiente, recibo una llamada que siguió a una entrevista. Era una gran oportunidad. No obtuve el trabajo… sin embargo, me preguntaron si estaba dispuesta a hacer un trabajo similar en Brighton, lo que fue incluso mejor.

Ahora puedo utilizar toda mi experiencia para aconsejar a los titulares de tarjetas de American Express en sus viajes y reservar increíbles viajes para ellos. Dada mi experiencia laboral me he vuelto muy realista y tomo las cosas como vienen.

Como American Express es una compañía internacional y trabajo en una de sus oficinas centrales, me relaciono con personas de diferentes países. Me siento afortunada de vivir en un ambiente internacional durante todos los días del año.

 

Anuncios