PUERTAS: ESFUERZOS PARA NADA Y PARA TODO

PUERTAS

Por Mirjam Weis

Psicóloga y estudiante de doctorado en la Universidad de Konstanz , Alemania. En su doctorado investiga la socialización de autorregulación en niños alemanes y niños chilenos.

A veces pensamos que esforzarnos en algo no vale la pena porque en el futuro no nos va a servir para nada. Pero, ¿cómo sabemos qué es aquello que va a servirnos en el futuro y que no?

Hace poco dí un seminario en la universidad para estudiantes de psicología. Cada estudiante tenía que preparar una presentación de un tema. Pocos días antes del seminario recibí un correo de uno de los estudiantes que me sorprendió. Escribió que iba a cancelar sus estudios de psicología y por eso no quería participar en el seminario. Me explicó que no estaba motivado de participar en el seminario porque no iba a servirle para nada en su formación futura. Lo que me sorprendió no fue que canceló el seminario y su presentación. Esas cosas siempre pasan. Lo que realmente me sorprendió fue su extenso correo señalando que el seminario no iba a servirle para nada en el futuro. Tal vez tenía razón y no le hubiera servido para nada, pero tal vez si hubiera aprendido algo, que podría haberle servido en su futuro personal o profesional. Pero como no tomó la oportunidad nunca vamos a saberlo.

En mi vida hay varios ejemplos de cosas en cuales me esforzé pero a veces pensé que en realidad no debería haberme esforzado tanto o estudiado tanto porque no interesa a nadie: ‘no es importante, o no sirve para nada’… Pero después el tiempo mostró que todas estas cosas tenían sentido.

Después de terminar el colegio en Alemania, fui a Costa Rica y tomé clases de español. 4 meses; 4 horas por día, conjuntamente con tareas, y las preparaciones correspondientes para pruebas y presentaciones en español. Estudié muchas horas en casa. Después de todo eso empecé mis estudios de psicología en Alemania. Entonces pensé: en mi carrera de psicología,  ¿para que voy a necesitar español?. Bueno, tal vez no va a servir para la carrera pero igual sirve para viajar y hablar con amigos. Años después he descubierto que si me ayuda en mi carrera de psicología: decidí hacer un doctorado en psicología de comparación de culturas y de investigar la socialización de autorregulación en niños alemanes y niños chilenos. El poder realizar este proyecto no solo me ayudó a mejorar el español, si no también el conocimiento y la conexión con la cultura de América Latina. Estas habilidades que pensé en un momento que no servirían para mi carrera en absoluto, me abrieron las puertas para hacer algo especial, algo en que puedo utilizar y combinar mis capacidades e intereses: psicología, cultura, América Latina, Chile. Haciendo esto aprendí muchas cosas más y se abrieron otras puertas…

Otro ejemplo  fue mi “pre-diploma” de psicología. Es un certificado que no sirve para nada… Bueno, es para que uno pueda seguir estudiando y comenzar a sacar los exámenes del diploma verdadero. Pero las notas del pre-diploma no aparecen en el certificado final. Nadie va a mirar estas notas, así que solo hay que pasarlo. Estudié un montón para este pre-diploma y saqué muy buenas notas pero, ¿para qué?. No sirven para nada… Así que,  ¿todas estas horas, los días y las noches que estudié fueron para nada? ¿para un papel nomas?. Al final: por mis buenas notas del pre-diploma, me invitaron a un fin de semana de entrevistas para una beca. Y tataa: gané esa beca. ¡Eso fue algo genial!. Ahora mirando hacia atrás, el dinero no fue lo único bueno de la beca. Por esta beca me supervisó una profesora de historia que al final me ayudó y me motivó a realizar una practica en Chile. Y mientras estaba en esta estadía en Chile, me vino la idea de hacer un doctorado sobre una comparación cultural entre Alemania y Chile. Aunque antes no tenía el plan de hacer un doctorado…

¿Y ahora?. A veces pienso que el doctorado no va a servirme para nada. Es casi imposible que vaya a ser profesora en una universidad en Alemania y para otros trabajos de psicólogos en realidad uno no necesita tener un doctorado, ni te pagan mejor. Pero quien sabe para que va a servir…tal vez se va a abrir alguna puerta.

Cuando no sabes si esforzarte en algo va a servirte en el futuro pero tienes ganas de hacerlo, algo te empuja, algo te motiva… escucha esa señal y hazlo. Tal vez va a servir para algo y si no, vale la pena igual.

Hay puertas por doquier. Vale la pena entrar en la que te gusta más, aunque tal vez signifique tomar el camino más duro, el camino con obstáculos. Y si entras, tal vez va a aparecer otra puerta. Es como un laberinto de caminos y puertas, no conocemos el destino final. ¡Solo entra!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: